Clave de Sol y Clave de Fa

Calve de Sol y Clave de Fa vivían en pentagramas separaros. Toda la vida separados y viviendo en un mismo espacio, flotando y colgando sobre la misma hoja de papel. Dos pentagramas distintos, como dos hileras de edificios corridos de una enorme avenida. Sol siempre estaba soñando por arriba de los cielos. Fa andaba malviviendo en los suburbios, cercana al suelo, donde se acumulaba la basura y los desechos.

Clave de Sol solía estar situada sobre la segunda línea del pentagrama. Llevaba ahí desde el Barroco, era conocida como Clave italiana entre los sonidos agudos. Sus amigos y vecinos eran los instrumentos con las tesituras más altas. Entre ellos se encontraba Oboe, Flauta, Violín y algunos instrumentos de Percusión.

Clave de Fa vivía situada en la cuarta línea del pentagrama de la zona de los suburbios, pues la basura no le dejaba estar más cerca del suelo, entre sus amigos era conocida como Clave de Bajo, y precisamente de aquel lugar provenía de las clases más bajas del populacho. Los sonidos rudos y los instrumentos más graves y contundentes se enorgullecían de que formase grupo con ellos. Junto a ella estaban los hermanos de la Cuerda Frotada, Violonchelo y Contrabajo; junto con los más graves Hijos del Viento Metal, Tuba y Trombón; y sobrinos del Viento Madera, Fagot y Contrafagot. La familia Percusión con Timbales, Caja, Bombo y Platillos vivía enfrentada entre sí en una guerra civil entre los dos bandos.

Calve de Sol y Clave de Fa verdaderamente se amaban y trataban de no enfrentar a sus familias, pero los sentimientos eran mucho más fuertes que la fricción auditiva de ambos bandos. Todas las noches quedaban al alba sobre El Arpa donde degustaban y disfrutaban de sus sonidos amorosos melódicos en una romántica canción. Al atardecer bailaban juntos sobre el teclado de un piano, donde disfrutaban de sus preciosas teclas blancas y negras.

Se amaban, se querían, se deseaban, pero siguieron, hasta el fin de sus días viviendo en mundos separados, e hicieron de aquellos furtivos encuentros los más bellos de su vida.

Imagen: Álvaro Cartagena Vega

Leave a Comment

Álvaro Cartagena

Nacido en la Villa Marinera de Santoña (Cantabria) en 1984, pero afincado en Barakaldo (Vizcaya) comenzó sus andaduras en el mundo de la escritura cuando apenas tenía 17 años.