No Lloraré

Anoche decías que me amabas

que no podías vivir sin mí.

Ahora que soy toda tuya, (en cuerpo y alma)

me dejas bailando con las horas

a solas.

Y encima presumes de ello,

¿Dónde está ese amor tan bello?

Que un día fue ofrecido

En una ofrenda entre los dioses.

La luna fue testigo mudo

de nuestra ardua pasión.

El sol en su reposo

quedó desvelado,

sintiendo celos de los dos.

Cuerpos unidos al sol,

siempre al amanecer,

el mar es testigo

de esta pasión

que me quema el corazón.

Y tú has dejado

que esta llama

hoy no tenga luz,

no me quema ya.

Es fuego interior.

La luna está cansada

de tus excusas.

Te miro y te contemplo,

ya no eres el mismo

que ayer

atrapó mi corazón.

Y estoy cansada ya de ti,

no te puedo ni ver.

No empieces otra vez,

no lo vas a conseguir.

Sé que ya no me quieres.

Sé que el sol

te ha visto vagar

y la luna llorar.

Creo que me engañas,

¿Me engañas?

¿No sé a que juegas?

La Luna me ha contado

que estas con otra.

No lloraré por ti,

no lloraré,

de nuevo bajo sol,

ni en la fría mañana,

no llorare de nuevo

bajo el sol.

No lloraré más por ti.

No me merezco algo así.

Y bajo este sol

te juro por nuestro amor,

que en este momento

me haces sufrir,

me exprimes

las ganas de vivir.

No viviré más por ti.

Lo juro bajo este cielo

que hoy es gris.

Encontraré a alguien

que sepa lo que es amar.

Y bajo este cielo solo te digo: adiós.

Mi amor adiós para siempre.

Que necesito respirar,

el mismo aire

que tú me has robado

con el corazón.

 

Imagen: Jorge Alonso Zárate

 

Leave a Comment

Álvaro Cartagena

Nacido en la Villa Marinera de Santoña (Cantabria) en 1984, pero afincado en Barakaldo (Vizcaya) comenzó sus andaduras en el mundo de la escritura cuando apenas tenía 17 años.